Somos una pequeña editorial –minúscula pero musculosa, librepensante y sobre todo móvil– que opera en simultáneo desde Santiago de Chile y Nueva York. Los textos se escriben en diversos lugares del mundo pero se escogen en la llamada Gran Manzana que tenemos agarrada por los dientes.

Nuestros libros se diseñan y se diagraman en Santiago de Chile pero se imprimen en la alucinante máquina de hacer libros al instante de la librería McNally Jackson.

Desde ese lugar los libros viajan en sobres hacia distintos puntos del planeta. Fundada en 2011, Brutas Editoras cuenta con tres colecciones transhumantes y con imaginarios políglotas: Destinos Cruzados (experiencias de un lugar que no es el propio),  Auto-Gráficas (novela gráfica de corte autobiográfico) y Ficción Fresca (relatos de tema libre, que van desde novelas cortas hasta cuentos largos). Nuestros fines son literarios y contrarios al lucro; hasta ahora no contamos con financiamientos estatales pero no estamos contra ellos puesto que la garantía de una buena lectura tendría que ser un derecho constitucional globalizado.